diumenge, 25 de gener de 2009

LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE LA REPÚBLICA ROMANA: EL SENADO (II)


El Senado, formado por los hombres más representativos por su riqueza y autoridad fue una de las instituciones esenciales y más respetadas de la historia de Roma. Formado inicialmente por senadores patricios (patres), las conquistas sociales posibilitaron el acceso de los plebeyos, que recibieron el nombre de conscripti (añadidos). De ahí la denominación usual de los senadores, como patres conscripti. Con el tiempo se convirtió en una asamblea de exmagistrados pues a ella accedían automáticamente los que habían ostentado una magistratura, aunque los censores no hubieran convocado la lectio senatus (elección de senadores), que se realizaba cada cinco años. El número de senadores fue de 300 con la instauración de la república; con Sila subió a 600, con Cesar a 900 y con Augusto volvió a 600.

La convocatoria del senado se efectuaba a instancias de los magistrados que tenían derecho a convocarlo (ius cum patribus). Sus acuerdos se adoptan bajo la forma de senatus consulta que si bien no tenían valor normativo, debido a su auctoritas solçian ser siempre cumplidos por los magistrados.

Sus funciones principales eran ejercer el interregnum, en caso de vacante de un magistrado supremo, el Senado procedía al nombramiento de un sustituto llamado interrex, por periodos de cinco días hasta que se convocan los comicios centuriados para el nombramiento de un sucesor; ejercían la auctoritas patrum, la ratificación de los acuerdos de los comicios, que a partir del año 339 a.C., se convirtió en una autorización previa y sin carácter vinculante. También intervenían también en funciones políticas de alto rango: dirección suprema de la guerra, política exterior y dirección de las actividades religiosas.

(Este es el segundo de una serie de artículos dedicados a la organización política de la república romana y que ha sido publicado en el núm. 5 de la Revista digital STILUS de la Asociación cultural Hispania Romana)